COMPETICIONES NACIONALESPenúltimo capítulo en el Labrit

31 agosto 20200

Tras muchos meses de confinamiento e incertidumbre, la pelota volvió a rebotar por los frontones que acogen el Campeonato de España de Clubes de División de Honor, en una penúltima cita que va aclarándola nómina de escuadras que acudirán a la ansiada fase definitiva del torneo.

En la competencia de Paleta Cuero, Amaya y Oberena saltaban a la cancha en situaciones muy distintas. Mientras los primeros lo hacían con el pase a la Fase Final en el bolsillo, los segundos buscaban el triunfo que les falta para superar a la Real Sociedad en su lucha por alcanzar las semifinales.

De esta manera la dupla oberenista entró al partido tremendamente concentrada con un Mariñelarena pletórico, cruzando bien la pelota y desarbolando por completo a Lander Goñi e Ibai Barón, quienes parecían no estar cómodos sobre la cancha; sobre todo este último, huérfano de su nivel de juego.
Con estas premisas, Berrogi y Mariñelarena se llevaron la victoria en el primer envite por 15 a 11, tomando ventaja y poniéndose a un solo juego de la clasificación.

Pero en el siguiente punto cambiaron las tornas, Barón se fue encontrando mucho más cómodo sobre la brea de la bombonera pamplonesa y comenzó a carburar junto a un Lander Goñi que lograba arrimar mucho más la pelota, poniendo en serios aprietos a sus rivales.

Aun así, en un juego que se decidió por detalles, los de Oberena vendieron cara su derrota para caer por 15 a 12 y llevar el encuentro al definitivo tercer set; donde Ibai Barón y Lander Goñi continuaron buscando la zurda de sus oponentes a la altura del cuadro siete para llevarse el triunfo por 10 a 5, haciendo inútil la lucha de Berrogi y Mariñelarena, a los que el esfuerzo realizado les acabó pasando factura.

Tras el cuero llegó la Pala Corta, en un duelo que, a priori estaba muy decantado en favor del dueto de Oberena formado por los campeones del mundo, Mikel Sanz y Javier Labiano, quienes no deberían tener muchos problemas para hacer valer su veteranía ante la joven pareja formada por Asier “el rayo” Mayo y Guillermo Pérez.

Pero estos últimos no querían desempeñar el papel de comparsa en esta fiesta y salieron “con el pecho por delante”, con un juego valiente y arriesgado apoyado en un gran  Mayo, que puso en más de un aprieto a Javier Labiano y Mikel Sanz, sorprendidos por el empuje de los de Amaya.

Pese a este arrojo, Oberena no se descompuso, tiró de oficio y se esforzó de lo lindo para sujetar el ímpetu rival y acabar ganando el juego por 15 a 11 para ponerse en ventaja en el tanteador.

En el segundo juego ni Labiano ni Sanz quisieron volver a experimentar las apreturas del primero y desde el primer tanto comenzaron a demostrar una gran superioridad que les llevó a finiquitar el choque por 15 a 4, dejando sin argumentos a los de Amaya quienes recibieron la derrota, como confesó Guillermo Pérez, “sin excusas”.

Cara y cruz en la mano.

Por lo que se refiere a la mano, el desafío entre Zugarralde y Colmenar tuvo dos capítulos bien distintos.

En la pugna individual, con Zugarralde debiendo vencer para apurar sus posibilidades de clasificación, la baja de Ugaitz Elizalde tuvo que ser cubierta por el debutante Beñat Villanueva, que se las tuvo que ver con uno de los mejores jugadores del campeonato.

Pese a acusar la inactividad, Xabier Santxo no dio opción al joven delantero de Zugarralde y le venció con contundencia por 10/1 y 10/0, dando al traste con las opciones de pase del conjunto navarro, que debía vencer los dos partidos que le quedaban.

Si el partido individual se solucionó por la vía rápida, todo lo contrario aconteció en la competencia por parejas, en la que Zugarralde, sin opciones de clasificación, dio una lección de profesionalidad y superó (10/9 y 10/9) a Colmenar en un durísimo partido que dejó a los cuatro protagonistas al borde de la extenuación.

Todos ellos acusaron la falta de ritmo causada por la inactividad, pero se dejaron la piel sobre la cancha, destacando por el bando madrileño a un Eneko Labaka que intentó siempre acabar la jugada pese a que cometió demasiados errores. Por parte navarra, recalcaremos la seguridad de Enaitz Ansó en los cuadros alegres y la entrega de Aitor Alduntzin en lazaga, que rubricó su esfuerzo titánico con el gancho que les dio la victoria en el segundo juego y en el partido.

Muchas cosas se aclararon en esta jornada, pero todavía no está todo dicho, la próxima y última entrega de la primera fase dictará sentencia… no se lo pueden perder.

Resultados y clasificación HONOR: https://pelotaworld.wixsite.com/fepelota2020/sobre-mi

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada Campos requeridos*