COMPETICIONES NACIONALES2ª jornada del Clubes Honor de 36 metros (resumen)

17 enero 20220

Concluyó la segunda entrega del Campeonato de España de Clubes Frontón 36 metros de División de Honor en un fin de semana en el que ya han pisado la cancha todos los equipos inmersos en el torneo y donde las bajas provocadas por las lesiones y la maldita pandemia, tuvieron alguna que otra influencia en los resultados.

En la modalidad de mano no hubo muchas sorpresas, con Huarte imponiéndose a Zugarralde y San Cristóbal y Oberena deshaciéndose, respectivamente de Buruzgain y Paladín, a los que se les está haciendo un tanto cuesta arriba este arranque de la competición.

Quizás lo más destacado de la jornada fue el resultado del “duelo riojano” entre San Cosme y Najerino, que tuvo que echar mano de Miguel Merino en la pelea individual ante la lesión de Oscar Lerena. El mayor de la saga no pudo superar a Gaizka Carregal y los de Nájera cedieron un empate en su visita al Adarraga logroñés.

Tampoco hubo muchos sobresaltos en la pugna de herramienta, con reparto de victorias entre Lagun Artea y Casablanca; con Puertas Bamar superando en Zaragoza a El Olivar y con la Real Sociedad llevándose el derbi vasco ante el Kurene vizcaíno.

Aquí podemos resaltar el triunfo del Natación Barcelona sobre un mermado Oberena, al que las bajas de Javier Labiano y Mikel Sanz, restaron mucha fortaleza al conjunto navarro.

Los fallos se impusieron a los aciertos

Completó la jornada de herramienta el partido del Frontón Labrit, donde los pelotaris del Club Deportivo Amaya y del Club Tenis Pamplona se erigieron como actores principales de una película que, a tenor de la calidad de lo visto sobre la cancha, podría calificarse como de “Serie B”.

En primer lugar saltaron a la pista los jugadores de paleta cuero, Ibai Barón y Lander Goñi por el lado del Amaya y Carlos Beunza y Daniel Ramos en la esquina del Tenis Pamplona.

En primera instancia el choque tenía como favorito al Tenis Pamplona, habida cuenta de que traían la vitola de campeones de la pasada edición. Para que Amaya pudiera llevarse la victoria, tendría que jugar como los propios ángeles e ibai Barón estar inmenso en defensa y arriesgar en cuanto tuviera opción.

Pero los cuatro protagonizaron un duelo más raro que ver un vampiro donando sangre, pues ambas escuadras se empeñaron, como buenos vecinos, en regalar amablemente los tantos a sus oponentes.

Los primeros compases del partido fueron igualados, con leves ventajas del Amaya hasta el empate a 4, momento clave en el juego pues supuso la desconexión de los azules que comenzaron a cometer errores y los tantos empezaron a caer del lado colorado como caen las hojas en otoño.

En menos que canta un gallo el 4 a 4 se convirtió en 4 a 10 favorable al Tenis Pamplona y, tras un tanto del Amaya, en el 5 a 15 con el que acabó este triste y desangelado juego en el que el Club Deportivo Amaya estuvo muy por debajo de sus posibilidades.

Todo parecía presagiar un paseo militar para las huestes del Tenis Pamplona en el segundo acto, pero nada más lejos de la realidad pues Beunza y Ramos, algo relajados por la fácil victoria previa, se empeñaron en darle picante al partido y ocuparon el papel de sus adversarios en lo que a cometer fallos se refiere.

Esto, unido a que Ibai tomó rango de “Barón” y Lander Goñi mejoró su juego, provocó que Amaya se llevara la victoria en este segundo envite en el que los “malos de la película” fueron (esta vez) los jugadores del Tenis.

Así se llegó al desempate donde, dentro del tono gris general, Amaya logró arrimar más la pelota ante un Club de Tenis desconocido que seguía fallando más que un antiaéreo de chocolate.

Sin denostar el gran esfuerzo de los pelotaris, más que ganar el Amaya, el partido lo perdió el Tenis Pamplona.

Tras el cuero llegó el turno de la pala corta, con Amaya y Tenis Pamplona interpretando una partitura en la que ésta última escuadra debía llevar la voz cantante, por la mayor experiencia de sus “tenores”.

Sobre el papel Guillermo Pérez e Isaak Ciaurriz, si querían sacar algo en claro en este duelo, deberían estar más inspirados que Miguel Ángel cuando esculpió al Rey David para evitar que Alfonso Echavarren entrara en liza y cargar todo el juego sobre Mitxel Fernández.

Pero hoy la inspiración pasó de largo del Frontón Labrit. Con 4 a 2, Amaya logró el tanto número tres y ahí se acabó la cosa pues, “en menos que canta un gallo”, el Tenis Pamplona se marchó derecho al cartón 15, que le daba ventaja en el marcador. Fueron apenas catorce minutos de juego en los que el Tenis fue muy superior ante una pareja rival con mucha más calidad que la expuesta hasta el momento.

Tras el breve paso por el vestuario, se inició el segundo punto en el que, al igual que en paleta cuero, el Tenis Pamplona salió un tanto relajado, lo que propició que el Amaya, muy mejorado en su juego, planteara mucha más batalla y el partido estuviera mucho más igualado.

De este modo, con ventajas que iban y venían a uno y otro lado, se llegó al empate a 9, instante en el que Mitxel Fernández se puso al mando de las operaciones para llevar a su equipo a la victoria por 15 a 11 logrando un triunfo que, de momento, les mantiene invictos en el campeonato.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada Campos requeridos*

¡SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS!REDES SOCIALES

https://fepelota.com/wp-content/uploads/2020/08/logo_footer.png

DATOS DE CONTACTO

General: info@fepelota.com
Presidencia: presidente@fepelota.com
Dirección Deportiva: xasiain@fepelota.com
DPD: rencinas@europeanconsulting.org

General: info@fepelota.com

Presidencia: presidente@fepelota.com

Dirección Deportiva: xasiain@fepelota.com

DPD: gonzalojillana@abovesport.com

Teaser, videos, directos, fotografías, actualidad… y mucho más en el resto de RRSS